Nintendo, Microsoft y Sony se unen en contra los nuevos impuestos de Trump

Esta unión buscan frenar los nuevos aranceles aduaneros que quiere imponer Trump.


Microsoft, Nintendo of America y Sony Interactive Entertainment acaban de firmar un documento conjunto frente a la cámara de representantes de Estados Unidos para manifestar su descontento y dura desaprobación ante los impuestos y aranceles con los que quiere gravar el presidente Donald Trump a las exportaciones.

Esto podría podría incrementar el costo de las consolas hasta un 25% en los años que vienen. Según dicen, este acto perjudicaría al desarrollo, al consumidor, a la industria entera del videojuego y al libre tránsito de bienes de consumo.


Esta "guerra sucia" se trata de un movimiento del presidente Trump cuando propuso ante la cámara de comercio una nueva batería de impuestos y tasas a los productos importados desde China. Su fijación y odio que tiene contra el país asiático está yendo más allá de los que se imaginan.

Estas medidas afectarían directamente a la consolas de videojuegos y otros bienes de consumo electrónicos, que con el tiempo los precios ascendería hasta el 25%. 

Esta tarifa se aplicará a todos los productos que llegan a Estados Unidos desde China.

Nintendo, Microsoft y Sony están más unidas que nunca y buscan  que este movimiento de Trump sea abolido porque podrían tener un impacto negativo en el precio de las consolas y la industria del videojuego de Estados Unidos, principalmente porque es el mercado más grande de las empresas de videojuegos.


El 96% de las consolas se fabrican en China y cambiar toda la línea de manufacturación a otros países causaría destrucción de empleo y precios más altos. "Las líneas de fabricación de consolas y componentes relacionados con las mismas se han desarrollado en China a lo largo de muchos años gracias a la inversión de nuestras empresas y socios colaboradores", decían las tres empresas. 

"Un cambio brusco de la localización de las mismas hacia Estados Unidos o un nuevo país incrementaría los costes más allá de los efectos negativos de estas tarifas, obligándonos a vender y hacer nuestros productos a un margen mucho menor y en peores condiciones", contaban los representantes de Microsoft, Sony y Nintendo en el documento.


"Estos impuestos irrumpirán con fuerza en nuestros negocios y añadirán costes significativos a las ventas de videojuegos, consolas y servicios, poniendo en duda la viabilidad de este segmento de la industria del entretenimiento", continua el documento. "Un aumento del precio del 25% en una nueva consola o videojuego podría alejar nuestros productos de muchas familias norteamericanas que buscan una nueva consola de cara a la temporada navideña", agregan. 

"En particular, los impuestos sobre las consolas harán daño de forma directa a los consumidores, desarrolladores, tiendas y fabricantes. Pondrán en riesgo a miles de trabajos de gran calidad en la industria del videojuego estadounidense, damnificando para siempre la innovación", finalizaron.

La guerra entre Trump y China está yendo a un camino más horrendo de lo que parece y al parecer esto afectará a la comunidad gamer.

No hay comentarios.