Análisis: Giga Wrecker Alt.

Desarrollado por Game Freak, los mismos creadores de los títulos RPG de Pokémon, llega este videojuego independiente de puzzles en 2D.


Tal vez muchos pensaban que Game Freak solo hacía juegos de Pokémon, por lo que el anuncio de Town emocionó a más de 1. Bueno, fuera de Nintendo también ha tenido unas cuantas creaciones, que aunque han pasado desapercibidas, quizás valga la pena echarle un vistazo. 

Este es el caso de Giga Wrecker Alt. revisión para consolas de un juego fue lanzado hace 2 años para Steam (PC) y que ahora llega a Switch, PS4 y XBox One intentando ampliar su base de seguidores. 

El juego nos transporta a un mundo tecnológicamente avanzado invadido por robots. Nosotros tomamos el papel de Reika, una sobreviviente con un brazo mecanizado con el cual podrá controlar y transformar la materia para usarla a su favor. Arrastra grandes cantidades de materia y úsalas como base, puentes o como arma.



Básicamente este es el concepto del juego, te verás envuelto en pantallas donde con la habilidad de tu arma deberás de resolver el puzzle de turno para poder pasar a la siguiente. Obviamente y para no caer en la monotonía, nos encontraremos también diversos enemigos robóticos para crear algo de variedad.

Para darle más emoción al juego, este sistema de juego se ve reforzado por un árbol de habilidades, donde pondremos desbloquear beneficios de salud, nuevas skills y ataques especiales. Para obtener 1 punto de habilidad, deberemos conseguir una cierta cantidad de experiencia. 



La historia del título es intrigante  y muchas veces sentirás el conocer el desenlace de esta como un motivo para seguir jugándolo. Y la verdad, no estamos ante un juego muy variado mientras avanzas, aunque puede darnos una que otra sorpresita. Algunas veces pudimos sentir que realmente no nos estábamos divirtiendo mientras avanzábamos estos repetitivos puzzles, sino lo sentíamos como un trabajo que debíamos realizar para así poder llegar al jefe de la zona o a la siguiente cinemática. 

Hablando exactamente de estos dichosos puzzles, muchas veces sentíamos que estos no eran muy intuitivos o precisos. Eso sumado a que nuestros movimientos como saltos, no se sienten tan precisos, algunos puzzles pueden convertirse en un caos. Eso sí, encontraremos también acertijos destacables, pero no es la mayoría.

Cada vez que fallemos, tendremos la oportunidad de devolver la pantalla a un punto 0, así podemos empezar a descifrar el puzzle desde el inicio. Aunque en sí, el juego no te da un castigo cada vez que reinicias la pantalla, tu castigo será el tiempo de carga que tendrás que esperar cada vez que hagas eso. Definitivamente, no vamos a querer equivocarnos nunca.



En el apartado artístico nos encontramos divididos. El dilema es que nos encantan los diseños japos de los personajes y el diseño de algunos robots, pero todo lo demás y observado a primera vista, nos da una sensación de juego indie genérico, con nada que nos sorprenda visualmente de él. 

Hay que destacar que el juego viene con textos en español, y aunque a primera vista parezca que en un juego tipo plataformas en 2D no hay mucho que leer, estás errado. Pues aparte de entender bien la historia, te servirá para entender la gran cantidad de instrucciones que te dan en el transcurso del juego.

Conclusión: 

Por la mayor razón que recomendaríamos este juego, sobretodo en Switch, es porque mayo resulta a ser un mes bajo y no tenemos muchos lanzamientos fuertes. Estamos ante un juego que no es malo, pero que puede ser difícil de querer. El Game Freak que amamos, no lo sentimos reflejado acá. La firme Game Freak, los RPG sí son lo tuyo.


Nota
5.5

No hay comentarios.