Análisis: Sekiro: Shadows Die Twice

Jugamos Sekiro, y luego de morir incontables veces, cuestionar nuestra existencia y lanzar un par de veces el control por la ventana, te contamos cual es nuestra opinión



Sekiro: Shadows Die Twice es lo nuevo de FromSoftware, los mismísimos creadores de la saga Souls y Bloodborne. El título salió a la venta para PlayStation 4, Xbox One y PC el pasado 22 de marzo. Nosotros jugamos la versión de PS4 y tras cientos (hasta quizás miles de muertes) te contamos nuestro veredicto. 

Si algo se parece Sekiro a la saga Souls es su gran dificultad y en que todo está diseñado para matarte al más pequeño descuido. Son juegos donde intentarlo decenas de veces es la clave para seguir avanzando. Aunque, claro, a diferencia de la saga Souls, en Sekiro dependerá más de tu habilidad de jugador, y eso es lo que la hace más difícil aún. 

Olvídate de Dark Souls, acá no puedes subir de nivel

Imagina estar jugando Dark Souls y toparte con un jefe que te destruye con 3 golpes. Tus ataques no le hacen casi nada de daño y logra destruirte antes que le bajes un 20% de su vida. En este caso, podrías dar vueltas por ahí matando enemigos y farmeando; buscar nuevas arma y armaduras o mejorar las que ya tienes; o dejar de ser hueco para invitar jugadores a tu partida y que te ayuden a vencer al jefazo. Ya desde un inicio te decimos que en Sekiro, no tendrás este tipo de ventajas y/o ayudas. Acá estás solo (débil y solo) y vencer al jefe será cuestión de tu habilidad y de haber estudiado cada movimiento de tu enemigo para saber como hacerle frente. 

Posteriormente podrás encontrar un objeto que cambiará 5 puntos de habilidad por 1 de ataque, tomarse el tiempo de conseguir estos puntos para realizar los cambios sería la única manera de farmear en el juego. Aunque es probable que gran parte del juego no sepas ni que existe, así que querido lector, ya te ayudamos a que lo sepas.


Como dicen muchos medios especializados, todo lo aprendido en Dark Souls no te servirá de nada en Sekiro. Acá las reglas son otras. Nuestra única manera de subir nuestros stats son matando a un jefe principal -con lo que subirá nuestro ataque +1- y venciendo 4 mini boss - tendremos una mejora  de +1 en postura y vit. Claro, que no se puede farmear debidamente con esto, pues los boss y mini boss no vuelven a aparecer, pero es lo que hay y lo deberemos de aprovechar. 

Aunque no lo creas, estos pequeños aumentos de stat pueden ser la gran diferencia entre la vida y la muerte, al menos en el primer tercio del juego.  No es lo mismo ir por la Dama Mariposa (2do jefe) con 1 de ataque que ir con 2, también se nota la diferencia ir por Genishiro Ashina (3er jefe) solo con 2 de ataque a ir con 3 de ataque, 5 semillas de calabaza y con 2 collares de oración.

Aprender a pelear es la clave para avanzar

En Sekiro deberemos aprender algunos movimientos básicos si queremos, al menos, intentar afrontar este título. Uno de ellos es el Contrataque Mikiri, el cual se realiza solo presionando el botón de esquivar al momento justo en que un enemigo embiste ante ti. Este movimiento podrás prescindirlo contra enemigos normales, pero será necesario para jefes y minijefes. 

Tu dolor de cabeza en Sekiro serán los jefes y minijefes, ya en el resto del juego sentirás un poco más de libertad y tranquilidad. Siempre hay un manera fácil de enfrentarte a grupos de enemigos, porque obviamente, no te vas aventar directamente ante ellos (porque es un fuckin juego de FromSoftware y sabes que te despedazarán). Mata tus enemigos con sigilo, atácalos desde los techos, sepáralos y mátalos uno por uno. Una vez que ya hayas vencido un par de veces a los enemigos de una zona, la próxima vez que la recorras será un paseo. 


Es importante mencionar que no solo serás tú y tu espada. Por cosas que ya verás en la historia, perdiste un brazo y este fue reemplazado por una prótesis Shinobi. Por suerte podrás obtener y equipar herramientas de prótesis que serán muy útiles contra tus enemigos. Por ejemplo, los Barrenos de Robert serán básicos para el enfrentamiento contra Gyobu Oniwa, la hacha cargada será ultra efectiva contra enemigos con escudos o el Subimaru será la única arma con la que se te hará fácil la batalla contra los Élite de Ashina. 

Por otro lado, tenemos las habilidades, las cuales se conseguirán subiendo puntos de experiencia. Cada cierta cantidad de puntos de experiencia es un punto de habilidad. El problema es que cada vez que mueres, pierdes una gran cantidad de puntos de experiencia que no se hayan convertido en PH.



Los Jefazos y mini Jefes 

Si Sekiro logra hacerte sentir miserable en algunos momentos, será precisamente en estos. Es aquí cuando en más de un enfrentamiento, lograrás perder la cordura, pensarás que no sirves para los videojuegos y que debiste estudiar medicina como tu hermano mayor que ahora está haciendo su maestría en Europa, en vez de gritarle a un televisor. 

Los primeros enfrentamientos con un nuevo jefe te harán pensar que hasta ahí llegaste, que no hay nada que puedas hacer ahora. Luego del intento número 20 probablemente ya sepas como defenderte. A partir del 30 estarás cerca de bajarle toda su vida, pero igual morirás, pero con la seguridad de saber que sí tienes oportunidades. Será al fin en el intento 50 (como ejemplo) que vencerás, y es más, vencerás sin que te hayan quitado mucha vida. Esa sensación se victoria se sentirá 10 veces más satisfactoria que una puta maestría en Europa, aunque claro, la maestría será mucho más productiva.



Sekiro también te sorprenderá visualmente

La ambientación que logra Sekiro con sus escenarios y personajes, logra transportarte al Japón feudal. Sus locaciones también nos cuentan una historia como el escenario del primer jefe que solo con un vistazo ya podemos suponer lo que ha sucedido ahí.  El diseño de los enemigos, en especial los jefes es digno de aplaudir. Las flores, las luces, las casas, todo te transporta como por arte de magia al juego.

Es importante mencionar que las consolas menos potentes como la PS4 clásica o Xbox One, tienen pequeños defectos visuales. Por ejemplo, recomendamos desactivar el HDR si estás jugando en la consola mencionada, porque en vez de mejorar la imagen la empeorará. 



La duración del juego depende de ti

En sí, Sekiro es un juego corto, pero el gran problema en este juego será avanzar. Será depende de tu habilidad como jugador, el tiempo que te demande concluir con este juego. Si eres un jugador aficionado, te echamos unas 60 horas en la primera vez. Claro, en la segunda vuelta, superar el juego te podría tardar menos de 20. 

Será justamente en la batallas contra jefes donde te tomarás mas horas de juego, intentando una tras otra vez, conseguir la ansiada victoria. 

La muerte se castiga

Sí, aunque parezca un chiste. En este juego que moriremos cientas de veces la muerte es castigada. Nos quitan gran parte de nuestro dinero y gran parte de nuestra experiencia. Aunque por otro lado, también los NPC contraerán la gripe del dragón, que traerá como consecuencia menos ayuda invisible. 

Claro, llegará un punto del juego que tendremos a todos con gripe y ya no nos molestaremos en curarla porque sabemos que igual no volveremos a morir cientos de veces. 




Disculpen por las fotos, pero es difícil tomar fotos cuando te están haciendo m....
Conclusión:

Sekiro: Shadows Die Twice no es un juego para todos, pero es un juego excelente. Incluso superando los estándares de dificultad de Dark Souls, Sekiro es el juego ideal para poner tus habilidades y paciencia a prueba. Enfréntate con sus feroces jefazos tú solo y conoce el verdadero significado de satisfacción. 

Es importante mencionar que no debes sentirte mal si tus amigos dicen que ya van por el platino y tú no puedes vencer al general de inicio del juego. Este juego pondrá a prueba tus perseverancia, así que no tires la toalla. 



Lo mejor: 
- Diseño de jefes
- Tiene el sello de FromSoftware, pero se siente en todo momento una formula totalmente diferente.
- Todo respecto a mecánicas de pelea.
- El mundo de juego se siente tan perfecto como el primer Dark Souls por sus zonas interconectadas. 

Lo malo:
-  No es que sugiramos que haya un modo fácil, pero debería haber opciones. Se extrañan las invocaciones que nos ayudan a enfrentar a los jefes más aguerridos. 



Nota 9

* Análisis hecho mediante una copia de PlayStation 4. 



No hay comentarios.